Paris

« Siempre me gustó la noche… pero cuánto diferentes de mis claros de luna sobre el Loira eran las luces de la ciudad!» París nocturno tan vivo que el París diurno. En 1933, en casi totalidad, la ciudad se hacía de piedra, esta piedra que, de día como noche, sabe reflejar tan bien la luz. »